BLOG DE ANA M. BRIONGOS


25.1.07

Visados



A nosotros nos resulta engorroso el tener que solicitar y esperar algunas semanas para obtener un visado con el que poder viajar a algún país del mundo. Pues ahí va la experiencia de una muchacha india y mía, cuando ella quiso venir a visitarme con mi invitación en regla.
Primer paso según me informaron tras una llamada telefónica a la Embajada de España en Nueva Delhi: Yo, la que invitaba, debía firmar un acta notarial que además de la firma del notario debía llevar el sello del Colegio de Notarios, confirmando su autenticidad. Después debía mandársela a mi amiga a la India y ella debía enviar el acta junto con su pasaporte y lo demás que le pedían, a la embajada en Delhi. Eso era todo.
Me fui al notario el cual me informó de las condiciones que yo aceptaba en el acta: me hacía cargo de todo lo que pudiera ocurrirle a mi invitada y, además, me comprometía a que regresara a su país una vez terminado el visado turístico, que tendría una validez de tres meses. Acepté y firmé. Después pagué. Luego tuve que ir al Colegio de Notarios a poner la apostilla, pagué de nuevo y me hicieron volver a recogerlo al cabo de unos días. Total, 60.43 euros.
Con estos documentos me fui a MRV mensajeros para enviarlos al pueblo de Bengala Occidental donde iban destinados, no fuera que por correo normal se perdieran. El envío me costó 55.76 euros.
Mi amiga lo envió todo a la embajada. Al cabo de unas semanas le contestaron con la negación del visado, sin más explicaciones.
Sorprendida ante esta negativa y sin conformarme con la pérdida de los documentos que me habían costado un dinero, llamé a la embajada contando el caso y pidiendo explicaciones. Un señor muy amable me dijo que las actas notariales a palo seco son condición necesaria pero no suficiente para otorgar un visado puesto que de todas las que reciben un tanto por ciento muy elevado son falsas. Me sugirió que escribiera una carta dirigida a la embajada donde explicara las razones por las cuales yo quería invitar a mi amiga y a ver si convencía al departamento de visados. Así lo hice. Como podéis suponer bordé la carta. Les conté a qué me dedicaba, qué hacía el resto de mi familia, los posibles que teníamos, lo buenos que somos, y muchas cosas más que ya no recuerdo. Mandé una copia a la embajada y el original a mi amiga que volvió a mandar su pasaporte con la carta. Por suerte los documentos anteriores fueron localizados y añadidos al expediente.
Por fin le concedieron el visado y pasó tres meses con nosotros, después regresó a su país. Fueron interesantes meses tanto para ella como para nosotros.
Ahora estoy repitiendo el mismo proceso con otra amiga de Bangladesh. Ya he firmado el acta y, esta vez he escrito ya la carta. Se lo he mandado todo por mensajero. A ver qué pasa. Este caso es algo más complicado ya que no hay embajada de España en Dhaka y todo se debe tramitar a través de la embajada de Delhi, en la India.

1 comentario:

Andybel dijo...

.-Pues ahora lo vas a tener muchísimo más complicado para poder invitar a algún amigo tuyo porque desde el 11 de junio las cartas de invitación las tienen que tramitar funcionarias de comisarías del Cuerpo Nacional de Policía y te van a poner un montón de pegas y problemas y no te digo nada de la coordinación entre el trámite de expedición de la carta de invitación y la expedición de los billetes de avión para que tus amigas o amigos puedan venir a visitarte.
.-Ese nuevo reglamento no va a tener ningún éxito.
.-Para mayor información aquí puedes contactar conmigo que te daré todos los consejos que creas necesarios.