BLOG DE ANA M. BRIONGOS


21.4.07

Hoteles con encanto en Isfahan y el caravanserai Zeinoddin

Aunque a una le da la sensación desde fuera de que en Irán no se mueve nada debido a que las amenazas exteriores son constantes y la posición en cuanto a política exterior del actual presidente es intransigente y no parece que vaya a ceder un ápice sino todo lo contrario, y sería lógica ante esta situación de incertidumbre la reticencia a invertir y a lanzarse a montar negocios de envergadura, sin embargo visto sobre el terreno una descubre con sorpresa y alegría que sí hay personas que deciden emprender con ilusión proyectos novedosos. Me refiero a la casa de huéspedes Dibai, www.dibaihouse.com, y al Isfahan Traditional Hotel, Samaeian Historical House, Hakim Street, teléfono 2236677, los dos en la preciosa ciudad de Isfahan, la más limpia y bien ciudada de Irán y no exageraría si me atreviera a decir incluso del mundo.
La primera fotografía corresponde a la famosa plaza Naqhs-e-Jahan, o "imagen del mundo". Está tomada desde lo alto de la mezquita del Emam. En el extremo opuesto empieza el Bazar que se prolonga a través de callejuelas cubiertas hasta la mezquita del Viernes, muy cerca del minarete de Ali, el que se ve al fondo a la derecha. Pues al lado de este minarete y en un lugar privilegiado de la Isfahan antigua, la señora Sufi Shahdizadeh, ha abierto una casa de huéspedes maravillosa. Se ha terminado para algunos el ir de hotel en hotel sin más. Ahora en Irán también se puede escoger otro tipo de alojamiento que no sea el convencional.

La segunda foto muestra el patio interior de la casa Dibai, con el minarete y la cúpula de la mezquita de Ali. La señora Sufi, una iraní que ha vivido en Ibiza durante años, decidió hace algo menos de una década y durante una de sus visitas a Isfahan, comprar la casa Dibai entonces en muy mal estado con la intención de restaurarla y quedarse a vivir de nuevo en su país de origen, donde haría de anfitriona de viajeros y artistas que quisieran alojarse en su casa a la vez que visitaban el país o se enrolaban en cursos de aprendizaje de artesanías, instrumentos musicales persas, lengua, literatura...
La casa tiene una parte de la época sasánida y otra qajar y su restauración ya está prácticamente terminada de manera que ha abierto las puertas como hostal. Es una maravilla. Los colores empleados con gusto y delicadeza llegan incluso a sorprender, sin molestar en ningún caso. Desde azules y ocres a rojos y verdes. Hay una sala de dos pisos con balconada interior cubierta en parte por celosías de madera y decoradas las paredes con los espejitos típicos iraníes que recoge en su centro un pequeño estanque de azulejos turquesa rodeado de finas columnas de madera, que es una maravilla.
El otro nuevo hotel muy especial es el Isfahan Traditional Hotel que acaba de abrir sus puertas por Nowruz, hace apenas un mes. Es más grande que la Dibai House, con más sensación de hotel o sea menos familiar pero ubicado en medio del bazar, en una de sus callejuelas, y es el resultado de la restauración con buen gusto de una casa palacete tradicional. También tiene un patio-jardín interior con su estanque y las habitaciones se abren a su alrededor. Lo lleva una pareja de jóvenes iraníes, él es médico y aficionado al flamenco.

Por último aquí podéis ver el patio central del caravanserai Zeinoddin que está a unos 40 km. al Este de Yazd, en la carretera que va a Kerman. Está aislado en pleno desierto. Es un lugar para pasar un par o tres de noches y aprovechar para visitar la impresionante ciudad de Yazd y los alrededores. El caravanserai, antigua posada para caravanas, ha sido resaturado con mucho gusto por un joven arquitecto iraní, con la colaboración de un grupo de personas ilusionadas por recuperar un edificio cuyas características arquitectónicas son muy especiales. Desde que hubo el terremoto que destruyó la célebre ciudadela de Bam, este caravanserai ha quedado un poco alejado de las rutas turísticas pues muchas de ellas ya no pasan ni por Bam ni por la ciudad cercana de Kerman. Pero aunque quede un poco lejos, ¡qué son 40 km.!, vale la pena alojarse en el Zeinoddin y disfrutar de unos días de desierto, paz, silencio, noches llenas de estrellas. Además los encargados de cuidarnos son un grupo de baluchis, son hermanos, de un trato exquisito.
Posted by Picasa

2 comentarios:

پیزکا dijo...

Ana ye azizam,
¡oooh! ¡La casa de huéspedes Dibai es una preciosidad! Espero que un día podría reservarla...

alan koja hasti? dar Tehran?
ruze xubi dashte bashi!
mibusamet,

Pizca

pasionviajera dijo...

Salam Pizca jan,

He regresado a Barcelona desde Irán donde hemos pasado unos días maravillosos disfrutando de la hospitalidad de aquella gente.

Un fuerte abrazo, mibusamet, Ana.