BLOG DE ANA M. BRIONGOS


30.5.09

Irán escoge a 4 candidatos aceptables

Desde la izquierda arriba en la foto y según las agujas del reloj, los cuatro candidatos a presidente de Irán en las próximas elecciones del 12 de junio de 2009.


-Mehdi Karrubí, ex portavoz del Parlamento

-Mahmoud Ahmadinejad, actual presidente

-Mohsen Rezaie, ex-jefe de la Guardia Revolucionaria

-Mir-Hossein Musaví, ex primer ministro

De los más de cuatrocientos inscritos, hombres y mujeres, solamente cuatro candidatos han sido considerados aceptables por las altas instancias del régimen. Ninguna mujer entre ellos.

Parece ser que el que tiene más probabilidaes de desbancar al actual presidente es Musaví, candidato goza del apoyo del ex-presidente reformista Jatamí.

¿Es Musaví el Nuevo Jatami? Así titula su artículo un Blogger iraní de 26 años que dice hablar cautelosamente desde Irán en su Tehran Post. Los jóvenes llevan bandas y pañuelos verdes y atan lazos de este color en las antenas de sus coches, pues verde es el color de la campaña electoral del candidato. A Musaví apoyan la mayoría de los grupos reformistas así como intelectuales y personajes famosos. También las familias de mártires venerados de la guerra Irán-Irak (Musaví era Primer Ministro durante los 8 años de guerra) y jefes de la guardia revolucionaria. Ni Jatamí tenía un apoyo social tan amplio. Además puede dirigirse en Azerí a sus miles de seguidores cuando va a Tabriz, en el Azerbaijan. Defiende los principios revolucionarios, es un hombre religioso e intelectual. Su campaña está especialmente dirigida a criticar al actual presidente Ahmadinejad por el fracaso de su política económica y por su política exterior. Su popularidad crece como una bola de nieve pero sus enemigos empiezan a atacarlo duramente. La dificultad para gobernar llegará si gana las elecciones pues le será difícil contentar a todos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ayer pasaron un documental en tv3 sobre la campaña electoral de Ahmadinejad. Impresionante la de cartas que la gente de a pie le manda, contándole sus penas y haciendo peticiones. Y él tiene montado un gabinete especial para responderlas todas, las de las mujeres van al departamento de mujeres donde solo mujeres los leen y responden, las de los hombres, pues al departamento de hombres. En Irán siempre separados, como en el Opus Dei.
Los abrazos y besos que aa a sus seguidores son cálidos y prolongados y parece que los que los reciben, en general gente sufriente y humilde, se sienten reconfortados.