BLOG DE ANA M. BRIONGOS


24.2.08

Jazeh Tabatabaí, escultor iraní, escritor, poeta...






Jazeh Tabatabaí ha fallecido en Teherán a los 77 años. Vanguardista y persona entrañable y atípica había expuesto sus obras en Francia, Inglaterrea, Grecia, Alemania, Suecia, India, China, Mónaco, Turquía, Irán y España. Fundó la Iran Modern Art Gallery y durante más de treinta años disfrutó del reconocimiento internacional. Además de sus esculturas y pinturas, ha publicado más de 40 volúmenes de libros que incluyen cuentos populares, novelas, poesía, crítica de arte, obras de teatro y guiones cinematográficos. Recibió varios premios internacionales a lo largo de su vida.


Conocí a Jazeh en Teherán, en casa de unos amigos, y aprendí a reconocer su obra. Sus esculturas ensambladas con material de reciclaje ofrecían una segunda vida a maquinaria absoleta y a vehículos herrumbrosos. Sus tuercas, muelles, tornillos, se convertían en sus manos en pájaros, orquestas de jazz, personajes inquietantes, que además se movían. Sus pinturas representan a personajes femeninos de cara redonda y ojos rasgados, animales con faz de mujer y el sol que es siempre femenino en la cultura persa, jorshid janum, la señora sol. Jazeh hablaba castellano, vaya sorpresa. Es que vivo en Vigo, me dijo.


Algún tiempo después lo encontré en Vigo. Me habían contratado para dar una conferencia y vino a escucharme. Al terminar fuimos a cenar. Era una persona exquisita, yo misma había visto cómo lo veneraban en Irán y, sin embargo, en Vigo parecía un anciano perdido, desorientado. Un amigo gallego lo acompañaba y daba la impresión de que era su único amigo. Nunca supe por qué estaba en Vigo. Hablaban de un hermano suyo que también vivía aquí, él sería el primero que llegó pero las frases eran inconexas y la explicación invertebrada.


Visité su estudio-taller en Teherán hace tres años. Una casa de tres plantas llena de esculturas de hierro, como un museo sin clasificar. Pájaros, gallos, flamencos de largos cuellos, rebaños de animales, manadas de ciervos, todos moviéndose al unísono bajo el impulso que Jazeh les daba. Ejércitos de personajes te daban la bienvenida entre fascinantes y fantasmagóricos desde todos los pasillos, todas las escaleras, todos los rincones. En el piso superior sus cuadros, sus libros y sus cosas: el televisor, una mesa camilla, unos sofás. También obras de otros artistas. Este que yo consideré su estudio, era la célebre Iran Modern Art Gallery, construída en 1958 por el entonces joven artista Jazeh Tabatabaí para albergar las más avanzadas manifestaciones artísticas que ocurrían en Irán, en la calle Tabatabaí con la avenida Taleghaní antes Tajtejamshid. En ella se reunían, exponían, publicaban y discutían los más importantes pintores, escultores, poetas, dramaturgos y cineastas del país, todos bajo la benevolente mirada de Jazeh.

Su muerte ha aparecido en los periódicos iraníes. La sensación que me queda es la desolación. La reciente historia de Irán en la vida de un artista grande como Jazeh fue demoledora. Seguramente pertenecía a la generación que recibió ayuda en forma de becas para ir a estudiar al extranjero cuando Farah Diba, mecenas del arte, apoyaba a los artistas iraníes. Después vino la Revolución, es probable que fuera considerado tagutí y debió quedar relegado a una especie de limbo cuando el arte y los artistas vanguardistas eran considerados peligrosos y los personajes de vida bohemia eran difíciles de clasificar. Su relación con España le llevó a pitar una serie de meninas, una serie de toros y toreros, y cuadros homenaje a los artistas españoles que él admiraba.

Durante toda su vida fue pintando diferentes versiones del león con el sol naciente en su lomo, símbolo de la antigua Persia. El sol de Jazeh tenía cara de mujer desde el principio, pues era "jorshid janum", pero a medida que pasaban los años el león que empezó teniendo barba y bigote, terminó también feminizado, dos caras de mujer para el símbolo persa que ya no miraba hacia Occidente sino hacia Oriente y ya no blandía la espada sino que sostenía un ramo de flores. La mujer de su vida fue su madre.

Desde aquí, nuestro homenaje a Jazeh Tabatabaí, uno de los artistas más importantes de Irán.

7 comentarios:

Alireza Darvish dijo...

salam anna aziz
cchagadr khub ke to dr bare JAZEH TABATABAÍ nweshti.
khaste nbashi

pasionviajera dijo...

mamnun alijan

Anónimo dijo...

El Faro de Vigo ha publicado dos notas sobre Jazeh Tabatabaí con motivo de su fallecimiento.

pasionviajera dijo...

Ahora que en barcelona hay una exposición sobre artistas que han hecho obras con MENINAS, encuentro a faltar las meninas de Jazeh Tabatabaí, unas meninas al estilo persa.

MONICA BELLIDO dijo...

JAZEH Y MI PADRE SE HICIERON AMIGOS EN VIGO, HACE YA MUCHO TIEMPO. JAZEH VINO A JEREZ A VERNOS VARIAS VECES Y LO RECUERDO COMO UN HOMBRE ENTRAÑABLE.AUN TENGO ALGUNAS OBRAS DE ARTE DE JASEH EN CASA. AHORA LOS DOS ESTAN JUNTOS EN OTRA DIMENSION, UN BESO PARA LOS DOS.

Francisco Javier dijo...

Me acabo de enterar por este blog de la muerte de Jazeh al que, al igual que mi hermana Mónica, tuve el privilegio de conocer por la relación de amistad que mantenía con mi padre este, para mí, gran artista y extraordinaria persona, que me fascinó desde que lo conocí. Cuando miro sus cuadros y esculturas vuelvo a sentir la fuerza creadora que había en él. Mi respeto y admiración. Javier Bellido.

Ana M. Briongos dijo...

Qué suerte tener obra de Jazeh en casa, y cuanto me gusta saber que hay amigos de este interesantísimo artista iraní en España y que nos hemos encontrado a través de Internet. Sabed que en Sitges (un pueblo de playa cercano a Barcelona) viven unos amigos iraníes que tienen pinturas y esculturas de Jazeh Tabatabaí, obras que el artista hizo en Irán y que ellos han traído desde aquel país. Saludos desde Barcelona.