BLOG DE ANA M. BRIONGOS


25.7.14

What is real and what is ceramic. El extraordinario jardín de MarciaDonahue en Berkeley, California.


Marcia Donahue es una escultora, ceramista, que vive en Berkeley, California y tiene una casa y un jardín muy especiales que se pueden visitar todos los domingos de 13 a 17h. 

                                        

Allí me llevó un amigo, el fotógrafo Max "Spyrous" y me descubrió un mundo que nunca habría imaginado.

                                      

Cuando llegamos ya estaban conversando en el jardín algunas personas, una de ellas era Marcia, alta y delgada como un junco, con el pelo corto y blanco y una larga camiseta a rayas multicolores.

               

Unas gallinas circulaban por los caminos del jardín, alguna con elegante penacho despeinado en vez de cresta. Marcia las llama "las Chanel".

                       

El jardín no es muy grande pero sí abigarrado. Las plantas reales se confunden con las de cerámica que parecen hojas, setas, bulbos, flores exóticas, bambúes e incluso árboles. 

                                    

Ristras de bolas de terracota de distintos colores y texturas cuelgan por doquier como grandes collares, collares para gigantes y que a falta de ellos caen de las ramas de los árboles.

                                   

Llega una joven que dice ser vecina del cruce Shattuk con Ashby y cantante y se ofrece para cantar el próximo domingo en el jardín. Nos encantará escucharte, le dice Marcia.

                                     

El estanque refleja árboles reales y otros artificiales, obras de Marcia, y unos enormes peces amarillos enseñan sus lomos entre los nenúfares.

                                    

Marcia tuvo de compañero durante muchos años a un conocido escultor llamado Bulwinkle, una de cuyas obras de hierro decoran a modo de celosía el techo de la escalera que da acceso a la casa y que se aprecia en la foto superior.

                                   

Los personajes que van apareciendo por este jardín de las maravillas también son insólitos. En la foto de arriba, tomada por Spyrous y gentilmente cedida para este blog, se me ve con una  dama que apareció acompañada de su anciano padre y que venía tocada con tres hermosísos hybiscus amarillos a modo de corona.

Marcia nos acogió con cariño, nos abrió su casa llena de antigüedades y de telas de todos los rincones del mundo, y nos ofreció un vaso a cada uno de vino blanco fresco.